13 de noviembre de 2011

EL CLARINETE DEVALUETA SE ALEGRA, PEEEERO, TODO SE DERRUMBA DE SU LADO:

En Tacuarí Street y en The Nation se vanaglorian y exaltan sin disimulo alguno.
Por fin creen haber encontrado al político que buscaban para derribar a su enemiga CFK: José Mercado. Se trata de un personaje vidrioso, que nadie ha visto jamás, y del que siempre se habla en abstracto, pero corresponde al alias de un concreto y bien conocido grupo de mega empresas, el cual con el paso de los años va mutando, concentrando, y extranjerizándose, pero que se caracteriza en toda época, por comportarse como si fuera una suerte de dueño del pais.
José Mercado hace rato que anda sacando lechuga en containers del pais, en una fuga de capitales que nunca se interrumpió en estas pampas, pese a la solidez y la bonanza de los últimos 8 años y medio, lo que sin dudas habla más de saqueo, que de prevención de parte de estos grandes acopiadores verdolagas.
En estos días de crisis en los "paises serios" del Primer mundo, las casas centrales con balances magros, les reclaman a sus filiales argentas que giren más utilidades para incrementarlos.
El dispositivo normativo de los 90, tanto nacional como internacional, les permite hacerlo, con escasas defensas para el Estado Nacional.
Desde 2008, esa directriz explica un suculento 35% de la fuga de capitales, los otros dos tercios de lechuga desvanecida en el aire, lo nutren grandes empresas locales y el comportamiento cultural de la clase top criolla, la denominada "ABC1".
Este segmento, mientras se quejaba amargamente por las "formas" del kirchnerismo y la "plata que se derrocha en planes para los vagos", cosechó en grande en estos años de crecimiento, y en los últimos tiempos pasó a dolarizarse en masa.
Los que no la sacaron al extranjero, la tienen encanutada en cajas de seguridad, las cuales deben ser casi imposibles de cerrar, y más de un fajo con la cara de Jorge Washington, se debe caer para afuera.
Esto es celebrado por el partido faccioso mediático, que puso a sus columnistas a propagandizar el caos, dibujando tremendas internas dentro del gobierno y sobre todo, demonizando a Mercedes Marcó del Pont como Presidenta del BCRA.
Las grandes y conocidas plumas lo hacen, y hasta las más pequeñas, como la de la vejeta agretada Susanita Clotilde Viau, que hoy celebra en términos entusiastas "el retorno de la prevalencia de lo económico sobre la política", y menciona sondeos donde la imagen de Cristina "habría caído significativamente en estos días". Concluye harpíamente con la sentencia -el deseo- "parece un gobierno en retirada, en lugar de uno debutante".
Tambien, los periodistas "progres", como Giorgio Sanata, Ernesto Tontobaum, y el casi ex diputado Bolasso, aluden burlonamente a que "los que votaron a Cristina, son los que compran dólares".
Lo cual es un sofisma ramplón, dado que un análisis de la estratificación del comprador de grandes cantidades de verdes, no señala precisamente, al grueso de los 12 millones de votantes cristinales, pertenecientes en gran proporción a sectores que no disponen de grandes excedentes de ingresos como para desafectar al consumo y atesorar dólares.

JOSÉ MERCADO NO ESTÁ EN CONDICIONES DE ASUMIR:
Supongamos que lo imposible sucede (no hacer esta hipótesis, sin antes tocarnos una pieza anatómica antimufa, que sirva de conjuro y amuleto), y José Mercado se transforma en el ochentoso "golpe de Mercado", ¿Se encuentra en condiciones de poner un gobierno en situación de vehiculizar sus ansias por un mega "plin caja" devaluatorio?
Pues hoy no, el 54% cristinal, y la desaparición del PT (peronismo traidor), con Tachuela deprimido y jubilado forzoso, le impide contar con el justicialismo en su versión noventina.
La gran esperanza blanca, el estadista en calzoncillos Maurizzio, aún no puede sacarse el casco amarillo y el chalequito fluo, porque literalmente se le está derrumbando la gestión por la cabeza.
Y hasta un cometido de dificultad media, como hacerse cargo del manejo de los subtes porteños, parece ser pedir un imposible.
Los radicales están en su peor momento desde 1983, sólo les queda una provincia, y hasta perdieron 100 de las 600 intendencias que publicitaba la versión genéticamente degradada del alfonsinismo.
El socio colombiano, ahora conocido como "F", hizo piffff, y su bancadita bonaerense de diputados se le está piantando de sus pecosas manos.
El Frente Antiinflacionario Progresista, sólo atina a balbucear la implementación de un plan primavera II, para "bajar las expectativas inflacionarias".
Mientras a nivel provincial, el delfin de Binner, Bonfatti, asume la pesada herencia del importante rojo en las cuentas santafecinas que le lega su hermético mentor.

De modo que José Mercado, atendiendo a sus propios intereses, no puede tirar demasiado de la soga, en el corto plazo y en el contexto de una nueva fase de crisis mundial.
Tal vez sí, un Vito Corleone Magnetto jugado por jugado, pero difícilmente un Rocca o sus congéneres, evalúen ir a fondo en la pulseada, si no tienen una alternativa que legitime el "disciplinamiento social" que requiere jugar a una transferencia de riqueza de toda la sociedad, hacia la punta de la pirámide.
Más realista es que la estrategia sea fogonear el descontento, y condicionar la gestión a mediano plazo, buscando que "cambie el humor social" con Cristina, y por lo tanto a partir de 2013, pueda maquillarse mediáticamente a algún empleado con traje de político, para que pueda gestionar para la Patria Corporativa desde la propia Casa Rosada, como se acostumbraba hasta el 2003.

Este panorama histericoforme, contrasta con los números macro que siguen siendo buenos, en cuanto a crecimiento, proporción del PBI con relación a la deuda, y hasta en el saldo de cuenta corriente de la balanza comercial, el problema inmediato pasa por neutralizar el pánico inducido en el tema cambiario.
Se requiere para ello sangre fria, cohesión, sintonia fina, y no hacerse goles en contra (como reprimir al gas las compras del chiquitaje, alimentando la paranoia) en esta pulseada que, como vimos, va para largo.
Enfrente, a diferencia de los 80 y los 90, hay un gobierno acostumbrado a la pelea, todo el primer mandato de Cristina, fue una continua pelea con las corporaciones.
No la doblegaron esos días perdidosos de la 125, ni la crisis mundial de fines del 2008, ni la derrota en las legislativas, ni siquiera la muerte de Nestor.
¿La van a correr con la vaina del dólar para Lelos?
Sigan soñando.

16 comentarios :

Luis María Drago dijo...

Impecable lo suyo como siempre,Polito.

Chelo Saavedra dijo...

Este es el Indoamericano de fines del año pasado, va a hacer unos ruidos por un tiempo, y despues mucha gente solvente, va a notar que perdió mucha guita.

Panadero dijo...

¿Viau, ya le da salida a Cristina? ¿No está un poquito ansiosa esta cachivachesca analista?

Anónimo dijo...

viau no encuentra ni un TOy..que le va a hacer..es muy fea y jodida..pero decir que nos quedamos sin votos por los verdes es muy choto..

Diego Armando dijo...

Polito, más que sigan soñando, que la sigan...

Carapachay dijo...

Hay que bancar un cacho, que venga la guita de las petroleras y mineras, y que entren sojadólares, para recomponer 50 mil palos en el BCRA y volvemos a manejar con piloto autómatico a la "lechuga", como le décis.

Anónimo dijo...

Los radicales estan para ser furgoncito de cola del Pro, una parte, y del FAP, otra.

JMM dijo...

Operaciones, operetas y operitas, vamos a tener todos los días para provocar corridas.

Marquez dijo...

Estan monotemáticos, descubrieron un flanco débil y van y van por este, pero la situación macroeconómica como bien decís sigue siendo sólida, así que hay espaldas para aguantar la pulseada.

Polo dijo...

Hay que ver que pasa el mes que viene, si octubre es el mes de las revoluciones, diciembre es el mes de los quilombos.

Sagardúa dijo...

Si señor, diciembre es el mes de los quilombos, enero y febrero de la plancha, y en marzo-abril se calma todo, y nadie compra un dólar que baja en todo el mundo, y en cambio hacen colas para comprar oro en Casa Pianola.

Anónimo dijo...

Hay que parar la pelota y evitar hacerse más goles en contra, y se sale por arriba de este quilombito cambiario.

Luis dijo...

Tan muy sacados lo' muchacho y la' muchacha (Viau, en forma particular y patética).
NO sabía que Bonasso se había prendido al apocalipsis del dólar, le faltaba un poco más de leña para su hoguerita particular, pobre. ¿Cómo le habrá ido con su bestseller? ¿hay algun numero circulando?
(Y sí, cuantos menos porotos se le regalen al enemigo mejor, por pequeños que sean).

Panadero dijo...

Luis: en un reportaje en La Nación,de hace unos días, justamente promocionando su último librito (que no vende un carajo), Bonasso decia: "¿Les preguntaria a mis compatriotas que votaron a Cristina, si le creen a ella o al dólar, o si comprar dólares tambien viene en el combo?".
Se notaba a la legua, que la situación lo pone contento, como al resto de la Patria devaluadora.

Luis dijo...

Que reverendo hijo de puta sin paliativos, parece que presentar el librito con la asistencia de tweetero apocaliptico Pino Solanas no reforzó sus ventas.
Uf, me prometí no putear hoy y fallé, carajo. Culpa tuya, Panadero... ya vas a ver cuando te angarre, ya vas a ver.

DIEGO dijo...

siempre hay que ver como una persona termina su vida

bonasso la está terminando muy mal

nadie lo va a recordar por cuestiones políticas