26 de marzo de 2015

¿Y AHORA QUÉ HACEMOS CON LAS PUTAS DE NISMAN?

Es tedible lo que pasó con la Cámara Penal, diría Madcelo Goneli. Es que para los cagatintas corpóreos, dicho cuerpo colegiado debía sujetarse a las instrucciones de aceptar la doctrina Moldes, para mantener viva la opereta de Natalio Alberto.
Se trata de una doctrina jurídica nueva, bastante extravagante por cierto, que permitiría investigar una denuncia de encubrimiento de un crimen de lesa humanidad, sin presentar elemento fehaciente alguno de que al menos, haya existido siquiera la tentativa de ese delito.
Es decir, la denuncia más grave de la historia hecha contra una presidenta constitucional en ejercicio, debía ser abierta, no para investigar un delito concreto, sino para verificar que este existiera, y recién ahí arrancar con la investigación.
Un disparate que solo perseguía las obvias motivaciones políticas de cristalizar a Cristina en la nebulosa de "imputada" para, de mínima, deslegitimar su figura en el último año de su mandato. Y de máxima, preparar el terreno de un blando golpismo de corte judicial (algo que se demostró irrealizable, teniendo en cuenta la alta adhesión popular con la que cuenta CrisPasionaria).
De aceptarse la Moldes doctrina, podría llegarse por extensión al dislate de tramitarse cualquier denuncia infundada contra cualquiera.
Total, después se abre una investigación, y se ve. Si demora mucho no hay problema, eh! El imputado de un ilícito del cual no hay pruebas de que existió, podrá permanecer en ese limbo por años inclusive.
Tal sin sentido jurídico, llevaría al sistema penal al más completo colapso y a la parálisis total, por la saturación y multiplicación de expedientes de denuncismo insustancial.
A ello obligaba la bizarra presentación de Nisman, puesto que al permeable fiscal Polillita, no le importó incursionar en la desmesura de pedir ¡46 medidas de prueba! que hubieran demorado meses, para verificar si hubo algún delito en la aprobación de un Memorandum por una ley del Congreso.
Dicho tratado con Irán, podrá ser declarado de constitucional o inconstitucional, podrá ser considerado políticamente desacertado, o bien intencionado para destrabar una pesquisa que lleva 21 años.
Pero nunca de buena fe, se le puede conferir el caracter de instrumento criminal, para encubrir a los autores del atentado a la AMIA, como pretendían las insólitas elucubraciones de Nisman.
Suposiciones pegadas con moco, y basadas fundamentalmente en escuchas a personajes de nulo poder de decisión, y de confesa y pública simpatia por el régimen iraní (lo cual tampoco es delito).
Para colmo, las lisérgicas conclusiones de Nisman resultaron contradictorias con ellas mismas. Sobre todo en lo que hace al supuesto plan maléfico de hacer caer las alertas rojas de Interpol sobre los sospechosos iraníes, puesto que se acreditó que el canciller Timerman, mantuvo comunicaciones con el titular de Interpol, solicitando expresamente que no se quitaran.
Para el record Guines de la provocación, el vidrioso fiscal Moldes (el mismo que le dio el visto bueno al pasaporte argentino a Monzer Al Kassar, cuando era un funcionario del Ministerio del Interior menemista) había acusado de peculado a Aubona de la Procuración del Tesoro, por utilizar computadoras y horas de la administración pública, para aportarle elementos al juez Rafecas, en defensa del Poder Ejecutivo.
Es decir...¡la denunció por cumplir con su deber!.
Dicho esperpento fue a su vez desestimado por inexistencia de delito.
Sería bueno que este fiscal que la va de poronga de Comodoro Py, responda alguna vez por este abuso de direccionado denuncismo en un jury disciplinario.
Asimismo, seguramente insistirá este figurón de la servilleta corachiana, con apelar el mamarracho de Natalio Alberto ante la Cámara de Casación.
Todo sea para que el caso del fiscal putañero no salga de titulos magnéticos.
Autista a todo, la cadena de medios opositores, aún no ha tomado nota de lo que revelan todas las encuestas.
Que todo este circo del magneticidio de Nisman, en nada ha hecho variar el panorama electoral.
Los que apoyaban a Cristina, lo hicieron con más fervor, ante la evidente operación macabra armada en su contra.
Y los que la odiaban, incrementaron su patología, al punto de enredar sus paragüas en una ya olvidada marcha, pasada por el diluvio del ridículo.
Cuando entronizaron como efímero héroe, a una corrupta y disipada marioneta de un sector sedicioso de los servicios.
A su vez instrumento de servicios de al menos dos potencias extranjeras, interesadas en que nunca se sepa la verdad sobre la AMIA.

25 de marzo de 2015

DESAPARECE LA MARCHA DE LA MEMORIA EN PAPEL PRENSA CORPORATION



Era previsible que la marcha más numerosa por la Memoria en 39 años, con columnas que repletaron la Plaza de Mayo para extenderse hasta la 9 de Julio, fuera tratada de invisibilizar en los diarios de papel prensa regalada por los genocidas.
No hubo esta vez, drones filmando la interminable masa de militantes y gente suelta, que llenaron avenidas céntricas para escuchar entre otros, la palabra de Estela.
Y sólo se pudieron ver tomas aéreas en la TV Pública y canales fuera de la cadena magnética de medios.

NOTA: Hablando de Estela, mirá que recibimiento de los sub-14/17 en el Pelle:

http://www.diarioregistrado.com/politica/115388-emocionante-recibimiento-de-estela-en-el-colegio-pellegrini.html

También era sabido que a la infinitamente menos convocante marcha de la paleoizquierda (pirómana además, de un muñeco representando a Hebe en La Plata) se le concedería más centimil para que continuaran con sus rituales letanías anti-Milani.
Pese a que varios dirigentes kirchneristas y de DDHH vienen diciendo hasta el cansancio, que en el caso eventual de un procesamiento a Milani, Cristina lo removerá.
Por obvias razones de oposicionamiento rastrero, Milani  pareciera ser el único supuesto represor que existe en la Argentina, pues los otros juicios en trámite ya no tienen cobertura en dichos diarios. Excepto cuando festejan en sus editoriales la impunidad consagrada para la pata civil de la dictadura, con los fallos cómplices de la justicia de su servilleta, que hicieron zafar -por ahora- a Massot, Blaquier, Magneto y Bartolo Mitre.

Lo que no podía mensurarse era que se terminarían ensañando con la colorida campera del compañero Ottavis, que lucía orgulloso la estampa de varios paseriformes que pueden verse en las selvas y capueras misioneras, y colgaran su foto en tono burlesco en Clarín.corp.
Incluso el Signore Artemio también se suma a la chacota, la jarana y los cornetines de la opo en detrimento de este dirigente de la ofi en:

http://rambletamble.blogspot.com.ar/2015/03/que-esta-pasando-en-la-campora-eh.html

No le hagamos el juego a la derecha ornitológica, compañeros.