27 de mayo de 2016

MACRI SE AUTOIMPUTA SEIS O SIETE DELITOS EN SU DDJJ

Resultado de imagen para foto de macri en bahamas

El anuncio de Bahamas Macri de pagar de un saque los juicios a los jubilados,  y reajustar el cálculo de haberes previsionales, se contradice en su aparente dadivosidad  con la elitista doctrina de Gaith Gonzalez Fragarón.
Este economista postuló ayer que los últimos doce años de incentivo al consumo interno, “le hicieron creer a un empleado medio que podía comprar celulares o autos”.
Es una interpretación tal vez un tanto extrema de la teoría del derrame neoliberal, Puesto que para Fragarón solo los empleados altos para arriba pueden acceder al consumo de bienes durables. Y el resto que se joda.
No obstante lo cual, Bahamas anunció hoy un derrame de miles de millones sobre la clase pasiva, como si le quisiera hacerle creer a los jubilados que podrán cobrar jubilaciones suizas, luxemburguesas o noruegas.
Por supuesto que tal lluvia de incrementos jubilatorios deberá ser gradual, para no quebrar en dos meses el Fondo de Garantía de Sustentabilidad del Anses.
De modo que habrá que esperar la letra chica de este audaz (y astuto) anuncio del bahameño, sobre todo en lo que respecta al mecanismo para solventarlo.
Se especula con que los off shoristas aprovecharán para liquidar las joyas de las abuelas y abuelos. Esto es, las acciones de Anses en grandes empresas. 
Aquellas cuyos ceos y propietarios hace más de un lustro se ven ansiosos por desembarazarse de la presencia del Estado en sus asambleas de directorio. 
Y si bien el de los ceócratas es un gobierno friendly con el gran capital, no está de más la oportunidad de sacarse de encima esas molestas tenencias estatales, ante la pesadilla garca de que algún día regrese el demonio populista.
Del procedimiento sobre como se utilice el FGS para afrontar los pagos extraordinarios a los jubilados, dependerá el cálculo de los especialistas sobre por cuantos años será administrable el sistema de reparto. 
Más precisamente cuando se producirá el anuncio macrista de una “reforma previsional para hacer sustentable al sistema”. Léase: aumento de la edad jubilatoria y reprivatización.
Esto último sólo sería posible si el macrismo consolida mayorías propias en el Congreso. 
No podría plantearse hoy con posibilidades de éxito.
El ministro Pancho Cabrera, fundador y propietario de la extinta Máxima AFJP, pues deberá esperar para cumplir su sueño del regreso a esa mina de oro privatista, que tanta sangre parasitó de los jubilados durante el menemismo.

Junto con el anuncio anterior se coló el blanqueo de capitales en el exterior, que ahora Alf Prat Grasa dice que es “para todos”, incluyendo funcionarios y ex funcionarios.  
Las guardianas de la moral republicana como Carrió, Stolbizer u Ocaña (mucho menos el propio Prat Morgan) no se plantean para nada la “inmoralidad del blanqueo" macrista. Y en cambio lo ven como “necesario”.
En ese certamen de hipocresía y doble standard, se anotó en primer puesto el editorialista calvo Pagni, quien hace un par de años opinaba que un blanqueo era “incongruente”. y en cambio ahora dictamina que es una medida "que dará transparencia".

Dando otra muestra de la enorme impunidad que siente tener, el presidente off shore cambió su declaración jurada de hace pocos meses, por otra donde duplica su millonario patrimonio de 55 a 110 millones. 
El famoso segundo semestre ya empezó a traerle prosperidad.
En dicho chascarrillo declaratorio, Macri reacomodó su blanco muy a la suba. 
Por supuesto que la tarasca en grone de Mau, es muy superior y está repartida en otros paraísos fiscales y en cesiones encubiertas de millonarias acciones y propiedades a otros miembros del clan M y su entorno capitalista de amigos.  
Otra que el tesoro de Lázaro.
Sin embargo, aún en el blanco que se supone cuidadosamente retocado, se encuentran varias perlitas delictuales, de las cuales citaremos seguidamente algunas a los fines ejemplificativos.

*Macri confiesa tener 18 palos en las Bahamas (esa aparición de capital en un paraíso fiscal lo hace pasible de ser pesquisado por evasión y/o lavado). 

*Declara 19 palos en el fideicomiso Caminito, el cual consiguió para un emprendimiento inmobiliario premium en Barracas, importantes y sospechosas exenciones impositivas...firmadas por el Jefe de Gobierno de la Ciudad. 
O sea que se rebajó a si mismo los impuestos. Y otra que Cristobal. 
Ello lo hace susceptible de ser acusado por negociaciones incompatibles de funcionario público y enriquecimiento ilícito.

*Mau además dice que su amigo Nicky Caputo le debe 23 millones. Lo hace pasible de investigación por operaciones testaférricas, para colmo de un ganador asiduo de grandes licitaciones en la Ciudad, refrendadas por su amigo Jefe de Gobierno.

*También el suizo-panameño Grindetti tiene una fortísima “deuda” con Macri. 
De modo que podría encontrarse allí un hilo de cohecho y lavado presidencial.

Por supuesto que la justicia servilletera M no moverá un dedo en tal sentido, al menos hasta que el bahameño caiga políticamente en desgracia.
Y el periodismo de investigación corporativo, en su carácter de ser honestista de tipo selectivo (o más precisamente hipócrita) no osará meterse con el blanco de Mauricio y mucho menos con el negro.
De manera que Majul y Wiñasky seguirán haciéndose los dobolus leyendo por radio cartitas anunciando "el principio del fin de Cristina", firmadas por Rodete Fariña. 
Y escritas por Pepín Simón, el operador (agitador) judicial del Pro.

24 de mayo de 2016

LAS FARSESCAS CARRIÓ Y ZUVIC DE COMPRAS POR LA QUINTA AVENIDA


Carrió y su aliada patagónica de shopping por Nueva York


(La de adelante es la gorda Lila, la del medio la gordita Zuvic, ambas muy contentas shoppingneando en vez de laburar)









Con pasajes en primera clase y estadía cinco estrellas (siempre pagos por otros o por el Estado) la voluminosa autodenominada "mejor actriz dramática de la república",  Elisa María Avelina Carrió y una de sus financistas non sanctas, Mariana Zuvic, pasean por Nueva York gastando docenas de jubilaciones mínimas en carísima ropa de marca.

Esta foto es inconveniente para la campaña Carrió senadora macrista 2017, toda vez que en cadena magnética se desinforma que la obesa se encuentra en su madre patria para: "dar conferencias, recabar pruebas en el caso Nisman y seguir la pista del dinero K" (nunca del dinero M). 
Y la pictografía no la muestra en actitud muy sabuesa esforzada que digamos, sino más bien en modo tilinga de clase alta, que viaja varias veces por año a NYC a comprarse pilchas para revestir sus rollizos pliegues republicanos.

Pululan por doquier, extraños sondeos que propalan que "lagente" en un abrumador 70% (sic) está muy confiada en Mauricio y apoya sus medidas estanflacionarias, mientras recibe facturas de servicios con aumentos exponenciales y astronómicos. Y que lo digan los patagónicos.
Otros sondeos de parecida risibilidad, bartolean cifras de buena imagen del adefesio naranja chaco-recoletense, del orden del "65% y subiendo" (recontrasic). 
Pues de tomar por cierto esos dislates numerológicos, Lila debería candidatearse a presidenta confiando esta vez en no sacar un 2 o 3%, como en sus dos últimas flojísimas performances electorales.

Actualmente la reserva moral carrioista funciona como un ariete en la alianza Cambiemos-de-regreso-a-los-90-, que está devastando al país.
Le marca la cancha a las ambiciones del Supremo Falsetti, denunciando su enriquecimiento ilícito. 
Le recuerda a Massita los nombres de aquellos agasajados a varios asados en la Isla del Sol, que son investigados por conexiones con el narcotráfico (V.g.: fiscal Novo).  
Y lanza todo tipo de epítetos de grueso calibre e improperios hacia la peronística sotana del Papa, por el pecado de no darle un santo respaldo al plan empobrecedor de la runfla amarilla.
Un amigo de Bergoglio, el legislador Vera, denunció judicialmente tiempo atrás a la stiussa Silvia Majdalani, "señora ocho" de la AFI (o sea número 2) por lavar dinero en Panamá, un clásico a esta altura de la mega corrupción del entorno macrista. 
Y también el alamedo Vera, halló documentadamente una conexión off shore de Majdalani con el garca santacruceño Costa, esposo de Mariana Zuvic, la compañera de shopping neyorkino de Carrió.
Esto enfureció a la bola naranja, obviamente con Vera, pero sobre todo con el Papa. 
Se sabe, Carrió también se encarga de justificar las numerosas cuentas en paraísos fiscales de Mauricio "que busca el bronce" (ya no la plata). 
Y para salvar las apariencias denuncistas, entrega de tanto en tanto alguna cabeza al escarnio, como la del intendente con cuenta en Suiza y en el Caribe, Grindetti.
Total, después se encargará de apañarlo la justicia servilletera macrista, a instancias de alguno de sus operadores judiciales. 
Justicia tiempista si las hay, a la que por estos días se la ve muy timorata y morosa para investigar las vinculaciones en cientos de negocios societarios entre Ángelo Calcaterra que es Mauricio y Lázaro que es el demonio. 
El villano perfecto para la indignación de los televidentes de Mirta Tilingrand y el nervioso y recien separado, Giorgio Sanata, cuyo ego no pudo soportar que Brancatelli y varios actores lo silben.
Y sobre todo que la farándula sentada a la mesa de los Martin Magnetto (copyright Daniel del Aguante Populista) contemplara la escena indiferente, sin linchar a los silbadores K en desagravio al gran Giorgio.

Volviendo a temas de importancia,  la tierra prometida del segundo semestre está arribando con un panorama de menor consumo y por lo tanto, menor inflación "núcleo". Es que ahora la tendencia de moda en los comunicadores Pro, es restarle tarifazos y aumentos de productos estacionales a los pavorosos índices mensuales de costo de vida, y guiarse por el "núcleo". 
De modo que den (a los martillazos) un 1,5 o 2% mensual, que es lo que mensuraba la inflación Patricia Bullrich en  las épocas de Kicillof, y los mismos opinólogos lanzaban aullidos al cielo por "el desmadre inflacionario que se vive".

También la segunda mitad del año, mostrará más recesión y un problema que se creía superado: el retraso cambiario.
Será difícil para Alfonso Prat Grasa y para Stupidznegger explicar qué pasó con tan exitosa salida del cepo, que no sirvió para nada.
Y se vuelve poco a poco, al punto de partida de fines de la convertibilidad.