7 de julio de 2015

EL PRO NO SE EXPANDE, LA UCR SE DESINFLA, Y DE MASSITA POLIZÓN EN ÉXITOS AJENOS ¿PARA QUÉ VAMOS A HABLAR?

Tras 11 elecciones provinciales anticipadas, varias de ellas en territorios hostiles donde se (mal) pronosticaban durísimas derrotas, el FPV ha consolidado un piso de 32% de los votos. Se trata de comicios locales cuyos números pueden mejorarse en las presidenciales (véase el fenómeno del voto cruzado en Ramble Tamble). Y por supuesto, restando disputarse entre otras, los comicios en la decisiva provincia de Buenos Aires, que tiene casi tantos electores como los de todas estas once provincias reunidas, y en la cual el Frente Para la Victoria, diluida la moda massista de 2013, es amplio favorito. 
En estas elecciones previas a las PASO de agosto, el FPV triunfó en: Salta (51%); Chaco -primarias- (casi el 60%); La Rioja (53%); y Tierra del Fuego (50,2%). Sumó en estas cuatro provincias 840 mil votos.
Logró un segundo puesto en otras cuatro: Mendoza (39,50%);Corrientes (35%); Rio Negro (34%); y Neuquen (29%). Logrando en estos distritos, 821 mil votos.
Y salió el FPV tercero en las restantes: Santa Fe (29,25% de los votos, apenas  a un punto y décimas del primero y el segundo); CABA (21,92%); y Córdoba (17,20%). Sumando en estos tres distritos grandes, la nada despreciable cifra de 1.265.000 votos. Con un total de casi 3 millones de votantes en las once provincias mencionadas.

¿Cómo les fue a las oposiciones? Lograron triunfos aislados entre sí. Y en algunos casos difusos, puesto que los gobernadores electos o reelectos podrian jugar como aliados del FPV,  (V.G.: Weretilneck en Rio Negro, Gutierrez del MPN en Neuquén).

A Massita le habría ido muy bien si se analizara la política desde la fotografía. Puesto que ayer viajó a Corrientes y a Córdoba para sacarse selfies, colado en éxitos ajenos con su campera roja fucsia.
A nivel provincial, el FR hizo sapo en diez distritos que celebraron elecciones. Se amontonó en conglomerados opositores sin protagonismo y con poca visibilidad (Mendoza, Chaco, La Rioja, etc.). Y  cuando se animó a ir sólo, llegó a niveles de insignificancia, inaceptables en una candidatura presidencial. Ejemplos: CABA con Nielsen (0,90% de los sufragios), Santa Fe con Cachi Martinez (6%). 
Solamente triunfó su rival en la interna, el cordobesismo de Schiaretti y De la Sota. Lo cual no quiere decir que necesariamente sus votos se le transferirán directamente a Massa luego de las PASO de agosto. 
Máxime cuando Daniel el agradable empezó a tirarle flores al gobernador electo Schiaretti. No siendo descabellado, que haya voto cruzado cordobesista al FPV en octubre, como lo hubo en aquellas entrañables presidenciales de 2011.

A Macri, le fue muy bien en su feudo amarillo la CABA, y no pudo lograr los dos golpes de efecto vitales que necesitaba para fortificar su candidatura de un aura ganadora: Santa Fé con Del Sel, y  Córdoba, aliado al radical más macrista, el milico Aguad.
En Mendoza, ganó Cornejo de la UCR+un rejunte ganso, Pro, y en mucha menor medida, masista. Cornejo apoyará a Sanz en las Paso y puede que sus votantes lo hagan mayoritariamente por Macri.
Colombi que ganó las primarias correntinas para legisladores, declama apoyar a Sanz en las Paso nacionales, y se verá si lo hace por Macri en octubre.

Finalmente el socialismo retuvo Santa Fé por apenas una décima y jugará con boleta corta en las PASO, dejando en libertad de acción a sus votantes, para que apoyen al GEN de Stolbizer o a la UCR de Sanz.

En suma: 4 triunfos del FPV; 2 de fuerzas provinciales que pueden cerrar acuerdos como aliadas de aquel; 2 triunfos radicales; 1 triunfo del Pro; 1 triunfo del cordobesismo (cuyo devenir está por verse, si pierde la interna con Massa); y 1 del Socialismo santafecino, que no presentará candidato a presidente.
No quedan dudas de cual es la fuerza que se abroquela y unifica para encaminarse a salir primera en las PASO nacionales, mientras sus rivales fragmentados, continúan dividiéndose votos.
Falta saberse si Daniel el agradable y Mao Tse Zannini, llegarán al 40% en agosto.
Y si en octubre arribarán a un 45%, que sea inapelable aún para un Macri superando el 30% de los votos.

¿QUÉ ESTÁ PASANDO CON LAS DIEZ GOBERNACIONES QUE IBA A GANAR EL RADICALISMO, ERNESTO?
Para finalizar, pegamos una interesante nota de LPO, del siguiente tenor:
"Sanz se cansó de pronosticar que la Unión Cívica Radical pondría en 2015 a diez nuevos gobernadores. Fue el arma de los radicales para subirse el precio en las negociaciones con el PRO y el Frente Renovador. Pero ya con el calendario electoral bastante avanzado, el objetivo parece bastante lejano y el centenario partido se desinfla elección a elección. "En diciembre de 2015 vamos a tener más gobernadores de provincia que en toda esta etapa democrática. El radicalismo va a pasar de tener un gobernador y un vice gobernador, a liderar nueve o diez gobiernos provinciales", dijo Sanz poco después de lanzarse a la presidencia. El concepto -palabras más, palabras menos- fue repetido a coro por los principales referentes del radicalismo, sobre todo en la antesala de la Convención Nacional de Gualeguaychú. Ese objetivo de los "diez gobernadores", señal del presunto poderío territorial, fue la principal carta para tentar a Mauricio Macri y Sergio Massa, que terminaron enredados en la rosca radical. A un mes de las primarias nacionales y con ocho provincias con su gobernador electo, la posibilidad de que el radicalismo meta diez nuevos mandatarios provinciales parece una utopía, sobre todo porque varios de los posibles ganadores terminaron perdiendo. El único triunfo radical hasta aquí lo aportó Alfredo Cornejo, que le devolvió a la UCR el control de Mendoza después de ocho años de gobierno peronista. El intendente de Godoy Cruz -aliado con el PRO y el massismo- logró un claro triunfo y es, por ahora, el único que cumplió las expectativas. En diciembre se sumará a Ricardo Colombi, el único radical que gobierna una provincia y que ayer ratificó su liderazgo con una contundente victoria en las legislativas de Corrientes. En el “superdomingo” el radicalismo vio cómo se hundían las chances de dos de sus “figuras” provinciales. Oscar Aguad -aliado al PRO y al juecismo- hizo una muy buena elección en Córdoba, pero terminó a seis puntos del peronista Juan Schiaretti, que regresa al gobierno. Al diputado radical le costó admitir su derrota y lejos estuvo de definir voto a voto, como pronosticaban sus operadores al cierre del comicio. El golpe más duro de la jornada para la UCR se dio en La Rioja, donde durante meses auguraron el triunfo de Julio Martínez ante el peronismo. Incluso, ayer mismo en el comando radical pronosticaban una victoria por alrededor de ochos puntos y el bloque de diputados nacionales del radicalismo emitió un comunicado anunciando el triunfo de Martínez. El propio Sanz viajó temprano a la capital provincial para los festejos. Sin embargo, los resultados oficiales fueron lapidarios: Sergio Casas le ganó por 15 puntos. Aguad y Martínez se suman así a la lista de radicales con “posibilidades de ganar” que ya quedaron fuera de carrera. El primero fue Horacio “Pechi” Quiroga que en Neuquén no sólo no pudo romper la hegemonía del Movimiento Popular Neuquino (que lo duplicó en votos), sino que además fue relegado al tercer lugar por el kirchnerismo. La semana pasada el que perdió fue Federico Sciurano en el ballottage en Tierra del Fuego, otra de las provincias que la UCR contaba para llegar a las diez gobernaciones en diciembre. Aunque el nuevo gobernador todavía no se definió (la elección general es el 20 de septiembre), el radicalismo también sufrió un duro golpe en Chaco, donde la “favorita” Aída Ayala perdió en las primarias por 22 puntos ante el peronista Domingo Peppo. La posibilidad de un triunfo allí, depende de un milagro. En el resto de las elecciones que se desarrollaron hasta aquí, la UCR tuvo muy pobres desempeños en Salta y Río Negro, mientras que mantuvo la vicegobernación de Santa Fe aliado al Socialismo. Sin embargo, en esta última provincia la apuesta radical fue Mario Barletta, que perdió en la primaria. Con este panorama, el objetivo radical de aquí a fin de año es bastante más humilde que el planteado por Sanz. En el horizonte, los que aparecen con chances de pelearle al kirchnerismo son José Cano en Tucumán, Gerardo Morales en Jujuy, Eduardo Costa en Santa Cruz y Eduardo Brizuela del Moral en Catamarca. Con algo menos posibilidades aparecen Luis Naidenoff en Formosa y Francisco Torroba en La Pampa, mientras que en Buenos Aires y Entre Ríos el radicalismo secundará a los candidatos del PRO.".

Con razón Mauricio les estaba dando poca bola a los boina blanca. Prometian mucho en Gualeguaychú  y se fueron pinchando como globito en festejo Pro con balotaje.

5 de julio de 2015

RECALDE MANTUVO EL CAUDAL DEL FPV EN YELLOW CITY

En los últimos diez años de elecciones en la CABA, tanto en las primeras vueltas de las locales, como en las legislativas nacionales y presidenciales, el caudal normal del FPV fluctuó entre los 20 y los 24 puntos porcentuales.
Así podemos enumerar los siguientes comicios:  1)Legislativas de 2005 (Bielsa como cabeza de lista) 20%. 2)Primera vuelta a Jefe de Gobierno 2007 (con Filmus) 24%. 3)Presidenciales 2007 (Filmus candidato a Senador) 23,77%. 4)Legislativas 2013 (también con Filmus a Senador y Cabandié a diputado) 23%. 5) Elecciones locales (Recalde a JG) 21,92%.
Hubo una excepción negativa, las legislativas nacionales de 2009 con un desastroso cuarto puesto del FPV, y apenas el 11% de los votos, que solo consagraron a un diputado (Heller).
Nota de color:En esa lista iba como tercer candidato a diputado Julio Huevolín Piumatto, quien hizo la mejor elección de su vida. Toda vez que en las PASO 2013, fue con el Papagayo Julio Bárbaro por el corso opositor del "buen peronismo", y sacó un porcentaje propio de Juán Ricardo Mussa: 0,30% de los votos.
En 2011, también hubo dos excepciones por encima de la media efepeviana porteña: la primera vuelta de las elecciones locales, en la cual Filmus sacó el 27%;  y los comicios nacionales de octubre, donde Cristina ganó en el distrito con el 32% de los sufragios (y el 54% en el total país).
De manera que, el 21,92% que obtuvo hoy Mariano Recalde, se mantiene dentro del promedio consolidado del FPV en la arisca ciudad donde se pavonea el macrismo.
Partido de entidad más distrital que nacional, pues por lo visto en las provincias donde hubo elecciones anticipadas, no logró expandirse con volúmen suficiente y candidatos propios.
Eso pone un gran signo de interrogación al máximo aspiracional de los yellows: clasificar para un balotaje en las presidenciales de octubre.
Volviendo a Asco City, pese al cotillón, los saltitos de euforia sobreactuada y los globitos, el festejo Pro no fue completo.
Es que los cortes de los bocas de urnas le daban 49,50% y por lo tanto casi el triunfo en primera vuelta a los amarillos.
Empero el escrutinio les contabilizó casi cuatro puntos menos, un 45,5% para Rodriguez Lajeta. Guarismo levemente inferior al 47,3% de las PASO (en votos: de 868 mil en primarias bajó a 818 mil en 1era vuelta= 50 mil menos. Seguramente votantes de Michetti en la instancia anterior, que decidieron migrar).
Por su parte el ruliento Lustó, obtuvo un lejano segundo puesto con el 25,5% de los votos. En las PASO sacó el 22,3%. En votos subió de 405 mil a 455 mil=50 mil votos más para la pandilla de Cotito Nosiglia y Yacobitti.
En tanto que nuestro muchacho camporista, logró el 21,92% de los votos, contra el escuálido 18,72 de las PASO, 3,20 puntos porcentuales más. Y en votos, de los 340 mil en primarias, llegó a los 390 mil en la primera vuelta=50 mil votos más.
No será una remontada tan prodigiosa como la titánica tarea de haber hecho funcionar desde un estado ruinoso a la aerolínea de bandera, pero nadie puede decir que Recalde haya defraudado en la dificilísima misión encomendada en territorio hostil porteño.
Mientras tanto, el capitalismo familiar y de amigos del Cardenal Newman, que administra y usufructúa la costosa obra pública ornamental amarilla, mechando algunos aciertos de gestión (igualmente sobrefacturados) sigue fidelizando a los "sofisticados" porteños.
Por ello, el cartelizado empresariado yellow se relame ante la casi certeza de que gobernará por un nuevo cuatrienio.
Si bien, la simple suma aritmética de los votos de Lustó+Recalde superaría al Pro en balotaje, ello es prácticamente una quimera.
Toda vez que Rulo es colectora Pro, y por lo tanto no tiene mucho margen de maniobra interno, como para conformar un polo decididamente antimacrista que pueda seducir a la totalidad de los votantes K, para descontar los 20 puntos porcentuales de diferencia que lo separan del candidato Guasón.
De todos modos, ante el difícil panorama en la decisiva provincia de Buenos Aires, no es aconsejable para el macrismo que tenga que distraer esfuerzos en una nueva instancia eleccionaria porteña. Para peor a desarrollarse a apenas semanas de las primarias nacionales de agosto.
Y nunca hay que olvidar que la política como el fútbol, es dinámica de lo impensado.
Por ello, en una de esas el balotaje del mes que viene, no deviene en otro aburrido paseo amarillo.