3 de diciembre de 2016

CARRIÓ A MIAMI (CON TODOS LOS GASTOS PAGOS)

Resultado de imagen para fotos de carrio con macri




Mientras el país prosigue navegando cual Titanic entre un canal sembrado de icebergs, la nomenklatura macrista trasladose en pleno a Chapadmalal, a fin de someterse a un sobreactuado retiro espiritual. El motivo si tuviera que explicarlo con una de sus particulares metáforas, Gaby Fundaciones Michetti, sería reflexionar “para tratar de ver la lucesita en el fondo del túnel”. Y que esa lucesita, no sea la de un tren viniendo de frente por el túnel, como pareciera sucederle a la macroeconomía, en peligro de ser arrollada por el desmanejo de un dream team de catrascas.  La semana que va finalizando tampoco fue pródiga en buenas noticias para la subadministración amarilla. En realidad casi ninguna semana lo ha sido desde que el presidente Pinedo dejara su poltrona al danzarín de Los Abrojos. Sí en cambio estos días han sido fecundos en declaraciones, a cual la más estólida, de parte de parlanchines ceoliberales. Un Pescado Carmona quejándose de la AUH para catorceañeras preñadas, en un cónclave con colegas mega-garcas, a la sazón acostumbrados a ser multimillonariamente subsidiados por un estado socio bobo. Un Prat Gay jactándose con su voz de tonalidad gangosa-recoletense: “me rio, con respeto, de la suba del dólar”. Este mismo personaje grasoso, cuando hace un año forzó una gran devaluación de 9,50 a 14 pesos, dando inicio a un aquelarre alto inflacionario que aún no amaina, dijo con involuntaria visión de futuro que: “un dólar a más de 16 pesos, demostraría que hicimos las cosas mal”.Todo dicho, gran poder de síntesis el de Alf. Por su parte el subpresidente Macri, autocalificó su pésima gestión 2016 con un ocho (sic), y Prat Grass, mixturando obsecuencia con soberbia, agregó: “nos faltan apenas dos puntos para ser perfectos” (sic, recontrasic).Por lo menos estas bobaliconadas no son tan irritativas como las de Goebbelito Marcos Peña, quien cada día que pasa en su ornamental cargo (nota: el verdadero jefe de Gabinete es Farmacity Quintana) miente peor. Podríamos seguir así, enumerando insustanciales pedorretas fraseadas por jerarcas Pro, pero resultan más ostensibles dos sugestivos silencios. El primero es el de Excel Aranguren, el apagado ministro de Energía, quien sufrió un corte la luz… en su propio despacho. Para el Guinness. El otro silenzio stampa es el de nuestra ídola Lilita (alias, Lady Colesterol, by Ram). La monada necesitada de la palabra esclarecida de la fiscal de la republiqueta, se preguntaba: ¿Dónde está la bola naranja que no aparece con sus hiperbólicas declaraciones? Es que se dio a conocer el decreto de Mauricio que es Macri, para favorecer a Franco que es chorro, como así también a Ángelo que es Testaferra, y otros familiares de ceofuncionarios fugadores. ¿Estará en su mansión country club de Exaltación de la Cruz? ¿Estará rostizándose en Punta del Este? No, aunque Ud. no lo crea, la reserva moral de occidente (y cómo será la reserva inmoral) viajó con pasaje en primera y viáticos, todo pago con nuestros impuestos a Miami, Florida, a fin de pasar su septuagésimo período anual de vacaciones, mezclado con alguna que otra actividad oficiosa para la gilada. Su estadía no será breve, regresa recién el 13 de diciembre, a tiempo para volver a partir de inmediato a Punta para la previa de las fiestas. Pero tarde para asistir a las sesiones extraordinarias como diputada, trabajo por el cual se le paga un generoso dineral. Su equipo de prensa (sic) explicó que "la doctora cumplirá en EEUU con una serie de encuentros y compromisos de carácter institucional". Y después de mantener reuniones de 45 minutos diarios, o más extensos de una hora y media, si estos incluyen almuerzo, Elisa hará playa y shopping. Se lo merece pobre, tanto sacrificio. Conociéndola, no descartemos que a su regreso delire con haber ido a investigar el narcotráfico internacional, siguiendo la pista de Pablo Escobar Massita, el nuevo Walter White criollo. Cumplió su ciclo Aníbal Fernández como "jefe del narco en la Argentina", pues ya no garpa electoralmente difamarlo por televisión sin prueba alguna, y ahora les toca ser esmerilados a los que competirán con el oficialismo el año que viene en la Provincia de Buenos Aires. Como será este cambio del proselitismo denuncista, que la obsesiva morsa Wiñasky pasa meses enteros sin mencionar el nombre de Aníbal en sus “investigaciones”. Ahora se enfoca en Scioli, vigilando de cerca sus viajes a Punta Cana con una bailarina, y controlando si disminuyó o no su consumo de Tulipán con gel. Volviendo a Carrió, pareciera que no desea formular ni tuitear siquiera, ningún tipo de crítica o comentario para con Macri, por su alevoso decreto de amnistía impositiva para su familia. Conducta silente posiblemente pactada en Olivos hace pocos días. Es que la mujerona aún fantasea con que la mafiosidad presidencial, le concederá el visto bueno para que se postule a senadora bonaerense, encabezando la boleta de la runfla Cambiemos. Resulta casi surrealista a esta altura, que la cadena oficialista siga presentando a esta corrompida farsante moral, como una especie de Madre Teresa de Calcuta. La razón es que existe un público urbano clasemediero para arriba, que sigue creyendo que los Reyes Magos existen, y que la familia Macri es blanca y pura (como lo dijera sin pudor una arrojagoma, que por esa habilidad, terminó casada con el ricachón dueño del canal de TV que le banca un programejo). Mientras ese target, minoritario pero influyente mediáticamente, siga así de estupidizado con el honestismo corrupto, otros delincuenciales personajes, como por ejemplo, el contratista estilo Pro y diputado Edu Amadeo, se seguirán pavoneando por los estudios de TN, diciendo que los macristas "somos gente honorable". Es verdad, son hombres de honor. Como los Gambino y los otros clanes de la Cosa Nostra.

26 de noviembre de 2016

¡QUÉ SEMANITA MAURICIO, EH!


Resultado de imagen para foto de macri
A lo largo de estos horrendos once meses de subgobierno, se fueron ritualizando conceptos gaseosos expelidos con perezosa complacencia por properiodistas y loros varios. 
Con relación a la economía, hasta hace cinco minutos "expertos" de diferente laya pero del mismo pelaje, propalaban una ilusoria reactivación, a producirse en el último trimestre del año. 
"Se hicieron todos los deberes, se ordenó todo lo que se pudo, la economía debe arrancar y arrancará", sentenciaban dichos homúnculos desde la caja boba y el espacio virtual. 
Empero, los datos oficiales de setiembre, el mes inmediato anterior al último trimestre, dan cuenta de una caída mucho más profunda que la esperada por estos mercachifles. Y los sondeos sobre la confianza de los consumidores sufrieron tal desplome, que los mismos catrascas ahora están poniendo violín en bolsa y recalculando a la baja sus voluntaristas pronósticos. 
Ahora dicen que la reactivación vendrá en otoño, en marzo o abril.
No es necesario ser pitoniso para adivinar qué pasará con el latiguillo del crecimiento del 3% para 2017, si para marzo/abril sigue soplando el viento helado en las cifras de la producción y el consumo.
Marquitos Peña, de continuar en el cargo, repartirá culpas entre la herencia recibida ("que era muchísimo peor a lo que nos imáginabamos") y el efecto Trump.
Y Mauricio se colgará del cuello del Hada Vidal, para mantener al menos, al núcleo duro de votantes Pro (también conocido como macrismo bobo) .

Otro ritualismo conceptual de los psitácidos oficialistas, repite a modo de consuelo que si bien la economía se mostró floja este año, en lo que hace al balance político, este fue muy bueno, pues Macri y sus operadores,"han demostrado una gran astucia para lograr gobernabilidad, y para poner en caja al peronismo y al sindicalismo".
En verdad, el astuto juego consistió básicamente en ceder y ceder recursos a cambio de votos para la sanción de leyes.
Sin embargo, con la economía en recesión con alta inflación, la compra de gobernabilidad es una tarea que parece correr en una cinta sin fin.

En el ideotario amarillo, tras los varios frustrados vaticinios económicos de Prat Grass y otros clowns, se planteó como plan b, "hacer kirchnerismo prolijo", rebautizado socarronamente como Propulismo. Ergo:distribuir plata hacia abajo, como único modo de ganar las elecciones legislativas, sobre todo en la Provincia de Buenos Aires.
Luego fortalecidos y relegitimados, volver a las convicciones ceoliberales y emprender las "reformas" que pide el megagarcaje para dignarse a invertir. 
Esto es: ajuste fuerte del gasto público, rebaja de impuestos a los más ricos y menores derechos para el sector laboral. Este último ítem, fue sincerado apresuradamente por Mr. Mauricio Burns, al criticar la vigencia de los contratos colectivos de trabajo. 
En suma, los vivillos muchachos del Pro siguen considerando que la gente humilde y trabajadora es tarada y los votará, para inmediatamente después, garcarlos olímpicamente desde arriba del helicóptero presidencial y terminar favoreciendo una vez más a los grupos más concentrados.

Otro sector defecado por el infrapresidente es el de la clase media, que en gran medida apostó por el Pro en las últimas elecciones. Entre los cuales se encuentran los asalariados mejor remunerados, y que pagan impuesto a las ganancias. 
Estos se notificaron por Lilita Carrió que "Mauricio nunca les prometió eliminar el impuesto a las ganancias". 
Es decir que lo que escucharon en el debate presidencial, o lo que vieron en los avisos proselitistas, eran una jodita de campaña, como tantas otras promesas del coacheado por Durán Barba. 
Y lo que es peor aún, el proyecto de reforma de ganancias que redactó a las apuradas el oficialismo corrido por Ventajita Massa, defraudaría aún más a muchos de estos sufragantes macristas, en el improbable caso de ser aprobado.

Por su parte, los gobernadores peronistas a los que Micky Pichetto aseguró tener convencidos para que ordenen a sus senadores votar la reforma política (y consagrar el hackeable y peligroso voto eléctronico) le hicieron un corte de manga al gobierno, y tajearon el rostro del colaborativo Micky.
Esto enfureció a Macri, pues esos mismos gobernas le vienen comiendo la billetera hace meses, y le fueron sacando huesito tras huesito en la negociación para conseguir votos para el presupuesto. 
Es la economía estúpido. Si esta no arranca, los tiburones provinciales que parecían tan mansitos y dispuestos a ponerse camisetas amarillo patito, empiezan a olfatear sangre y se hace más difícil contentarlos con pescaditos.

La misma praxis concesiva se verifica con relación a las organizaciones sociales, a las cuales la hija del ex titular del Citibank argentina, Carolina Stanley, logró contentar con promesas en metálico, para pasar, al menos, las fiestas en paz. 
Después no se sabe, el deterioro social en el conurbano y en las periferias de las grandes ciudades, se agranda y corre a una velocidad mayor a la que puede hacerlo, la manguera de fondos de la bombero Stanley.

En conclusión, es hora que los cagatintas del cambismo dejen de escribir sus parrafadas ganseriformes, dibujando a Macri como una suerte de líder político magistral, que apenas tiene como contra una coyuntura económica desfavorable.
Con los números recesivos en la mano, el inicialmente genuflexo opoficialismo peronista, va dejando de serlo, pintándose la cara, exigiendo más o directamente desafiando y dejando en ridículo al Macri "político".

Apenas va quedando por allí a la defensiva, la vocesita nerviosa y cuasi en llantos de un  Borocotito Bossio.
Y que semanita para Mauricio. Ni siquiera Sanguchito puede ser mostrado como un trofeo de su supuesta muñeca política. 
No sólo porque ese converso es de tercera o cuarta importancia.
Sino porque la muñeca le fue quedando tullida a Macri de tanto firmar cheques.
Para volver siempre al mismo punto de partida.