19 de noviembre de 2014

CARRIÓ SE FUE DE UNEN. ¿AHORA QUIÉN SE QUEDA CON LA TENENCIA DE REPUBLIQUITA?

Se fue dando un portazo nuestra ídola, nuestra opositora más funcional. Dejó aliviados a los de UNENgendro y ahora taconeando con enojo, confluye hacia el macrismo.
Pobre Mauricio que esperaba el apoyo orgánico de la UCR+Carrió, y deberá en un futuro próximo gambetear una interna que no le suma nada, con esta sacada republicana.
Sabe que cualquier límite o pero que  le ponga a la voluminosa recoletense por adopción, podrá significar que esta pasará del amor al odio, el cual será amplificado por micrófonos TNetianos,
Precisamente allí, en ese ámbito de zocalería tan independiente, locutan varios microfonistas lilitos que quedaron desencantados con que no se hayan obedecido las órdenes impartidas por la sargento Lila, para que Unengrudo se pegara como furgón de cola al Pro.
Por caso, Guillermo Bobo y  coequipers maltrataron mucho a un PePino Solangas que recién se despertaba, como culpándolo del abandono de hogar que hizo su concubina política en las últimas elecciones legislativas.
PePino se hizo el dobolu, pero bien sabe que todo esto no es más que el flujo y reflujo de la banalidad de la telepolítica. Esto es: entre 2012 y 2013, el escaso volúmen de la oposición partidaria, hizo que la cadena de medios enfrentados al gobierno ocupara ese espacio, destacándose por sus dotes de showman, el famoso mercenario magnetista Fakiu Lanata.
Este sujeto, la "Carrio barbuda" (Ram dixit) le hizo recuperar a la lampiña Elisa Avelina, un importante caudal de votos de porteños de clase media para arriba, que la habian abandonado en 2011, para votar por Duhalde en las primarias...y por Binner en las elecciones presidenciales.
(Nota: Los opinólogos llaman "voto sofisticado" a ese demencial comportamiento sufragante).
A su vez, Solangas Pacheco  que iba camino a su jubilación política, el año pasado con mucha ubicuidad y oportunismo, se pegó a los rollos de la hiperbólica chaqueña y ligó con sus votos legislativos, en palabras de la propia Carrió: "ser senador a los 80 años, ¿Qué más querés, Pinito?".
Todo este caudal se ha ido esfumando por estos días, mientras se sigue fragmentando la oposición en tres o cuatro espacios.
Tanto rating pepetudo, como votos de Carrió, y ni que hablar del pobre PePino, están a la baja.
Que lo diga sino, el paupérrimo cacelolelazo del otro día.
Una encuesta de hoy, entre los lectores del diario de Bartolo, The Nation, medio de los más recalcitrantes anti-k si los hay, es muy ilustrativa al respecto.
Ante la pregunta:  "¿Qué le provoca el alejamiento de UNEN de Carrió?", casi el 50% contesta "alivio" o "alegría", y un 23% "indiferencia"..
Recogorileta comienza a abandonar otra vez a la madre de Republiquita.
El reclamador de títulos Sabsay debe estar angustiadísimo.

18 de noviembre de 2014

CÒNCLAVE DE SAN FERNANDO DE LA RUA: TODO SIGUE IGUAL DE CONFUSO EN LA UCR

Ayer, el dìa de la militancia peronista, mostró en varios actos desde Mendoza a Rio Gallegos, que la unidad del movimiento es a prueba de coyunturas difíciles como la actual.
Y que la interna lejos de desangrar y desflecar, revitaliza las posibilidades de victoria, del Frente para la îdem.
Muy lejos de la fantasia contrera, que esperaba para esta altura del año un traspaso masivo de gobernadores e intendentes al Frente Rejuntador, Cristina logró sellar las fugas, y los varios pre-presidenciables compiten por la señal de la conductora en su favor.
Otra que "pato rengo", cómo y con quién va a jugar Cristina en dicha interna, es el dato político más relevante a develar de aquí a las PASO.
En el seno del FPV ha renacido la confianza con un triunfo en primera vuelta. De producirse sería el cuarto triunfo presidencial consecutivo del mismo sello polìtico, motivo por el cual los editoriales-operaciones de la cadena opositora, abundan por doquier por estos días.
En tal sentido el patético numerólogo Bermudez, ficcionalizó un "informe", en el que concluye que en el 2001 estabamos mejor, toda vez que "se podían comprar más alimentos que ahora".
Picarón, el colaborador del cada vez más alicaído en el rating, Jorge Lanata viuda de Neustadt, tomó los 880 pesos como salario promedio del empleo registrado de esa época.
Empero, el trabajo registrado era minoritario en la pirámide ocupacional de los noventa, toda vez que apenas llegaba a un tercio del total.
No puede dejar de mensurarse en el cálculo, el 55% de informalidad y las altas tasas de subocupación y desocupación de aquellos años.
Una remuneración promedio para el conjunto de trabajadores en los noventa, no superaría los 500 pesos, y tal vez exagero.
Bermudez con su sesgada calculadora, aplicó un salariazo delarruista del 76% al conjunto de la sociedad, y eso que las paritarias estuvieron desactivadas hasta el 2003,
Recuérdese además, que el salario mínimo de los noventa cotizaba en inamovibles 200 pesos. En tanto que la jubilación mínima (congelada por 12 años por el gran Mingo) redituaba en pesos 120. Una fortuna.
Estas cifras eran percibidas por millones de personas, siempre y cuando tenían la suerte de estar incluídas en el sistema. La baja cobertura previsional  y la alta desocupación, fueron una constante de esa década perdida que tanto extrañan los neoliberales .
Y así, a los martillazos, acomodando numeritos a piacere (léase  lo que escribe hoy al respecto, el troesma Artemio) al hermano clarinista de Altamira, le dio por resultado que con Fernando la gente vivía y comía de lo más bien.
No se entiende porqué ese exitoso estadista se tuvo que ir en helicóptero.

Asimismo en San Fernando, tuvo lugar ayer un cónclave de dirigentes de la UCR, que despertó algunas expectativas, para finalmente terminar siendo una impostura de unidad.
A Cobos le tiraron el hueso de una declaracíón, donde se dice que la UCR no apoyará ni a Massa ni a Macri en las presidenciables.
Empero se dio luz verde para las alianzas distritales, precisamente con esos dos candidatos extrapartidarios de la derecha.
Con lo cual no se sabe a ciencia cierta como podría fortalecerse la candidatura presidencial de un radical, en semejante contexto de tupacamarización de los radicalismos provinciales.
Se ratificó la permanencia en "UNEN", pero se llamó a convocar a la Convención radical en el futuro, para redefinir de que modo "institucional" se insertará la UCR en dicha Alianza II.
En suma, todo quedó en la misma incertidumbre que existía antes del cónclave.
Apenas algo pareció definirse: la loca propuesta del pro-massista Moralito de hacer una interna con toda la oposición, incluído Massa, pareció ser dejada de lado antes de nacer.
¿O no, y en el futuro el jujeño insistirá con la misma e impracticable boutade?
La confusión boina blanca está clarísima.