19 de septiembre de 2012

TRIBUNA CACEROLA DE TNBAUM AL DESNUDO:

Anoche en Palabrejas de más y de menos, una tribuna de matizada composición homínida, ratificó en un muestrario de 30 cacerolelos, que ninguno de ellos votó a Cristina en 2011, y que salvo en un aislado caso, tampoco lo hicieron en 2007.
Haciendo la excepción de dos personas familiares de víctimas de la delincuencia, (que tienen todo el derecho del mundo a putear a Dios y a María Santísima, y a reclamar justicia donde les parezca), el resto de los invitados de TNbaum demostraba movilizarse por un furioso antikirchnerismo, haga o diga a) o b), la Presidenta.
El reclamo es ideológico, no se bancan un peronismo de tipo populista de centroizquierda, al que encuadran como "dictadura", ni medidas redistributivas destinadas a las clases populares como la AUH.
Un homúnculo que se pavoneó con saber del tema, "porque estudié Ciencias Políticas tres años", se internó en la problemática de la inflación, citando nada menos que a....Milton Friedman, el maestro de Joe M.de Hoz y de Sunday Cavallou.
Otro que afirmó ser periodista, y que no se le entendía una merda lo que tartamudeaba, empezó con la sanata de la falta de división de poderes, como si no hubiera Congreso ni Poder Judicial (el cual, a la sazón, con sus vericuetos le viene regalando 3 años de sobrevida al oligopolio ilegal de Tacuarí Street).
Todos repitieron contenidos editorializados hasta el cansancio por los opinólogos de los diarios corporativos.
Y en todos se denotaba la ansiedad del recambio presidencial express, ya que interpelados por Zloto, emitieron tenues críticas "a los excesos" del cacerolazo (como pedir la muerte de la Presidente), que incluso en su suavidad, sonaban muy hipócritas.

Luego vino el troesma Artemio a echar un poco de luz, esquivando con destreza una chicana de TNbaum, (respecto a no haberla pegado con el triunfo de De Narvaez en 2009, omitiendo que si lo hizo, hasta con decimales y todo, con el reciente triunfo de Cristina en oktubre pasado).
"Pasó algo, pero nada nuevo", fue una síntesis bastante precisa que condensa el fenómeno recoletense percusivo del otro día.

Tal vez consciente de ello, hoy en The Nation un radical liberal pide que a los cacerolazos se sume "Hugo" (ahora Moyano tiene nombre de pila para este plumífero, hasta el año pasado era el mismísimo Satanás).
Atento reclamar esta mezcla del agua con el aceite, bien haría Gregorich en leer una insuperable pintura de Anibal Fernandez, publicada en P12.
Hela aquí:

-“Hay mucho que decir en favor del
periodismo moderno. Al darnos las
opiniones de los ignorantes, nos mantiene
en contacto con la ignorancia de la
comunidad.”
Oscar Wilde
“Yo creo que los que estamos acá sí somos golpistas... golpistas en favor de la democracia.” Tenso, casi crispado, el manifestante le habla al periodista con la íntima certeza de haber pasado a la posteridad gracias a esa frase que, seguramente, preparó durante días para decirla en el momento indicado. Un oxímoron... nada más. Un oxímoron, sin marco poético ni contexto literario, que se puede volver falacia (o algo peor) si rápidamente no se explica que lo que está intentando semejante pensador contemporáneo es confirmar por los opuestos.
Me pregunto... ¿sabrá que el golpismo y la democracia no se juntan? ¿Que son como el agua y el aceite? Y uno espera que alguno de los tantos comentaristas que analizan la marcha –sean académicos, periodísticos o políticos opositores–, corrija al joven manifestante, aunque más no sea para confirmar su intención.
Pero nadie lo hace. Todos confían en que el televidente entiende... o que no entiende (no se entiende bien). Sólo que nadie se toma el trabajo y entonces, una señora irrumpe en pantalla y dice: “Esto es una dictadura... no es un gobierno democrático” y ahí uno cree que ahora sí, alguien va a aparecer y va a explicar que luego de ganar en las últimas elecciones con el 54,11 por ciento de los votos, el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner es uno de los de mayor legitimidad democrática en toda la historia argentina.
Tampoco. Se sigue dando por entendido –supone uno– que todos saben eso. Pero es evidente que no. Hay quienes revolean carteles que dicen “No a la DiKtocracia” y otros que marchan “por la defensa de las instituciones”. Una señora paquetísima que sólo comprende la procreación como responsable cuando se tiene dinero, junto a los que quieren destituir a la Presidenta. Una ensalada que vienen a condimentarnos dirigentes como Elisa Carrió, quien sostiene que el cacerolazo es contra el “fascismo” del gobierno nacional, o Mauricio Macri, que interpreta que “el pueblo dijo que no quiere que lo conduzcan desde el miedo” (claro, si lo dice él, que es un experto en leer las señales del pueblo...). En la misma línea, Hermes Binner, excesivamente locuaz para su estilo, sostiene que “la gente ha perdido el miedo, por eso sale a la calle”, mientras un siempre circunspecto Roberto Lavagna invita al Gobierno a “hacer un poco menos de chavismo”. Por su lado, un Pino Solanas presto a lanzar su candidatura como senador por la Ciudad de Buenos Aires para el 2013 interpreta que “las manifestaciones son una clara llamada de atención ante la profunda degradación institucional que sufre nuestro país”.
Así explican. O, mejor dicho, se explican (lo que en realidad significa que confunden). “Vengo a poner mi granito de arena a la confusión general, Tato”, sintetizaba hace muchos años el genial Federico Peralta Ramos fijando la postura de “su” clase social.
“Desde el ’55, que era chiquita... cuando derrocaron a Perón”, dice una señora que viene a estas movilizaciones y cuando el cronista le pregunta por qué protestaba en aquel entonces, dice: “Contentos porque habían derrocado a Perón”, mientras reafirma enfáticamente con la cabeza.
Los motivos, como las consignas, son disímiles y profundamente contradictorios. Los de los “marchantes” y los de los dirigentes que, sin estar a la cabeza de las marchas, hacen ingentes esfuerzos por llevar agua para su molino.
No aparece, en realidad, un hilo conductor, aunque para el diario La Nación está muy claro que se trata de una marcha “espontánea y apartidaria” ya que la convocatoria fue realizada por redes sociales y no se identificó con ningún líder ni agrupación (los tweets de dirigentes como Patricia Bullrich no cuentan en este caso porque llaman a marchar “sin banderas”) y que “el destinatario excluyente de la indignación social” es el Gobierno (tampoco cuenta la pancarta que conminaba a la oposición a juntarse y hacer algo).
No aparece una demanda colectiva, aunque de la encuesta online realizada por Cronista.com, surja que “la principal motivación que tuvo el cacerolazo de la semana pasada fue rechazar, con el voto del 53 por ciento de los que eligieron responder, una re-reelección de la presidenta de la Nación.
Si la re-reelección de la presidenta es el motivo principal, están marchando (sin sentido) contra algo inexistente. Algo que, hasta el momento, prohíbe la Constitución Nacional.
Lo que si aparece de manera indisimulable es la violencia. A pesar de que para los comentaristas se trate de una “marcha pacífica” (esto dicho mientas en pantalla pasa un grupo enarbolando banderas con la esvástica o cuando otro grupo canta y baila deseándole la muerte a la Presidenta).
Pero la violencia no puede ser el motivo. Es difícil creer que el odio de clase movilice de esa manera, aunque sean unos pocos miles. Más difícil es entender por qué los que comentan las imágenes y los dichos de los marchantes no explican las evidentes contradicciones. Como en el clásico Elogio de la locura, de Erasmo de Rotterdam, aquí, de lo que se trata, es de hacer una “oda” a la desinformación y tenerlos “confundidos” para poder “arriarlos” hasta las plazas a protestar en defensa de... La pancarta, que cruza toda la pantalla, viene a responder: “Cristina, devuelvan el país”, dice con soltura. Y todo queda claro.
No quieren perder ni uno de sus privilegios. Por eso “marchan” y no se movilizan.".-

Aunque si lee esta impecable reflexión, el columnista mitrista seguramente sentirá el impulso de retrucarlo con la remanida perorata denunciando, "el intolerable desprecio y el ataque del Senador Fernandez a la heroica clase media", en su fuero íntimo sabe que lo de Anibal es irrefutable.
Y obviamente lo saben todos los cagatintas corporativos.
Pues son los mismos que azuzan a Barrio Norte a pedir
que "nos devuelvan el país".

25 comentarios :

Nando Bonatto dijo...

Ratas que siguieron al flautista clarinetero.
ladran entre ellos mismos y no pueden superar el odio

Gagarin dijo...

Para Artemio y Anibal, la seleccion !!!, como les pasan el trapo a los opos, y desde la tribuna se oye "Oleeee, Oleeeeeeee........................"



Chelo Saavedra dijo...

La debilidad argumental de los caceroludos se llena con odio y con esas consignas "golpistas demócraticas".

tio pepe dijo...

Vergonzoso el programejo de anoche; Los dos malos payasos se desesperaban por encontrar uno que dijera que alguna vez había votado al FPV...Son tan troncos que ni seleccionar previamente saben! Patéticos!
Se sonreía socarronamente Artemio, del paseo argumentativo que les estaba dando.
¿Cuantos de esa tribuna son empleados del monopolio?...

Anónimo dijo...

Si TN Baum tendría que haberles dichos a los caceroludos que dijeran que votaron a Cristina. Estuvo flojo.

Donofrio dijo...

A lo mejor TNb les dijo, pero los zombies estos odian tanto a Cristina, que ni a sabiendas de que podrían perjudicarla mintiendo, se les dio por decir que la votaron alguna vez.

PoliticamenteIncorrecto dijo...

Batman y Robin tenembaum, repreguntaron por fin y todo se les fue a la mierda.
Son tan flojos de intelectos, les dieron los carteles para unificar el discurso y ninguno se dió cuenta.
El odio no deja pensar.
Viva el amor.

Roxana dijo...

Yo haría una salvedad con Zloto, que parece un anti-k no sesgado, y por lo tanto respetable.
En cambio Tnbaum, es cada vez más el robin del batman Lanata.

Anónimo dijo...

Ay, Polito, qué país éste.
Se ve que se les acabaron los argentinos para convocar, tuvieron que incorporar a un cubano, que de un plumazo basureó a nuestro gobierno, al venezolano y al cubano.
Me gustó también que uno dijo que salieron porque Cristina dijo que había que tenerle miedo, y cuando Zloto les aclaró que Cristina se los había dicho a sus funcionarios respondieron que los funcionarios tampoco debían tenerle miedo, haciendo una defensa de los funcionarios del gobierno que dicen criticar.
Hubo otro que se calificó como "guerrero virtual". Mirá vos. Seremos nosotros también "guerreros virtuales" porque venimos un rato a escribir boludeces acá?
Las únicas que me parece que tienen reclamos atendibles y que me causaron una gran pena son las mujeres familiares de víctimas de delincuentes. Del resto, el que no es militante de alguna fuerza opositora es simplemente idiota. Pobre gente. Pobres de nosotros si algún día agarran la manija.

Panadero dijo...

No pueden agarrar la manija, estos descerebrados, porque el país sería ingobernable. Una muestra fue el grupo A en 2009, ni entre ellos se pudieron poner de acuerdo.

ram dijo...

Panadero, se les está escapando un detallito, si agarran la manija, eso significaría agarrar el botín, así que prepárese, que se vendrían las guerras garcas.... se amasijan todos, se amasijan...

tio pepe dijo...

Yo hace rato que quiero que hagan otra "Unión popular", así los pasamos a degüello a todos juntos en las próximas elecciones.-

Torrontés dijo...

A cuento de lo que dicen los últimos comentaristas como Panadero, Ram y Pepe, escuché un programa de radio, donde el conductor le hizo un reportaje a Eduardo Amadeo, y casi lo termina increpando, por querer apropiarse del cacerolazo, que para el tipo es "de la gente" y no de los viejos políticos. Pobre Amadeo, está dificil ser político opositor.

Anónimo dijo...

Son una bolsa de gatos, que se amasijen en la guerra garca como dijo Ram.

iris dijo...

Son una bolsa de gatos pero son divertidos.Y se deschavan solos. Habría que pasarlos en cadena nacional (esa que tanto detestan) en horario central.

pato dijo...

CRISTINA GANO POR EL 55 % DE LOS VOTOS, QUIERO QUE ALGUIEN LO DIGO POR FAVOR !

Marta dijo...

Hmmm... algunos son muy raros. Acá va un lugar de reunión: http://devenir.foroactivo.com/t4151p645-debates-con-la-bruja-mayor-6-parte

DIEGO dijo...

en guita estos "periodistas independientes" se van a devaluar lindo si cambia de veras la cosa

¿cuanto vale realmente un Bonelli o un TNbaum si no operan para Clarín?

¿un diez por ciento de lo que embolsan hoy?

ni eso

JMM dijo...

Buena pregunta, Bonelli ya es casi un gerente que se va a jubilar en el grupo, pero TNbaum es un perejil, que cuando no les sirva más lo van a dejar sin programa y sin credibilidad de "independiente".

Roxana dijo...

Que gente extravagante, Marta. Da para todo.

Chelo Saavedra dijo...

Pato, fue un error de la justicia electoral que al dar el conteo definitivo puso 55 %. Después corrigió, y el número exacto que sacó Crisitna fue 54%. El tercero más alto de toda la historia democrática y el más alto desde el 83, además de la mayor diferencia con el segundo (Binner con el 16%).
Datos que los caceroludos no tienen presente, cuando se amuchan y se creen que son algo más que una minoría rabiosa de odio.

ram dijo...

Ustedes no entienden, en mi modesta, pero no exenta de delirio, opinión; la cosa es sencilla, hay un progresivo apagarse de la estrella más mejor del universo magnético, don carrió barbuda y es un problema que no resuelve la resurrección de la versión original porque, la verdad, esa resurrección tendrá la fugacidad de un flato y similar influencia.
Capaz que escuchó o le soplaron a ernestito que el trompa ya percibe el problema y se acomoda, a ver si en una de ésas, se convierte en la carrió flaquita. Un puema.
Faltará poco para el final, pero el hetitor paga mucho y conseguir conchabo después va a ser complicado para estas estrellitas, así que TNbaum en campaña.... Digo yo, bah!

Carapachay dijo...

Sería la carrió dientuda, si pasa una cosa así, Ram.

Anónimo dijo...

No te cansas a ti mismo de escribir tantas mentiras?

Manu dijo...

Upa, apareció un venezolano de Caprile.
Polito, Ud. nunca censura un comentario, y se le internacionaliza el blog, con gorilas importados, ahora.