24 de octubre de 2011

UNA INTERESANTE MIRADA DESDE EL OTRO LADO DE LA VEREDA DEL SOL:

Leyendo lúgubres lamentaciones de opinólogos que opositan, que no dejan de lanzar ayes, quejidos y aullidos a la luna, porque "la oposición quedó hecha papilla", me gustó el análisis de un opócrata. Un tal Jacquelin en el Palco de doctrina, quien pone enfasis tambien en el elemento ideológico, más que centrar todo en la trillada y simplista explicación de la "caja K" y el "voto bolsillo".
Helo aqui:

"Cristina Kirchner acaba de batir varios récords con su triunfo.
De los tres presidentes argentinos que obtuvieron la reelección, es la única mujer; su fuerza política es la primera en ser elegida para gobernar el país en tres períodos consecutivos, y es la presidenta electa que más diferencia le sacó al segundo candidato más votado desde 1983.
Hay más, pero no hace falta enumerarlo. Cristina Kirchner es desde hoy la jefa del Estado más poderosa de la historia argentina. No sólo nunca nadie logró tanto poder, sino que jamás estuvo tan concentrado en una sola persona. Veamos:
Cristina tiene asegurado el control total del Congreso y no hay una oposición articulada que represente una porción significativa del electorado que no la votó o que haya salido indemne de la fenomenal paliza electoral recibida.
Tampoco existen factores de poder o grupos de presión -económicos, sindicales, eclesiásticos, militares- (NOTA: No le dio para añadir a esta lista facciosa a los grupos "multimediáticos", tal vez por temor a que no le publiquen la nota, o se enoje con él, la goriabu Magda) que se le opongan o que estén en condiciones de fijarle algún límite real, como tantas veces ha ocurrido.
No depende de un partido político en condiciones de imponerle o vetarle políticas ni personas. Tampoco que pueda sentirse acreedor ni siquiera de una pizca de todo ese poder.
No hay, ni asoma la posibilidad de formarse, una liga de gobernadores que pueda fijarle condiciones o instalarle reclamos. Casi todos los mandatarios provinciales le son afines, pero, sobre todo, son deudores de su popularidad y son, especialmente, dependientes de la caja del Estado nacional.
Hasta desaparecieron también los vestigios de cualquier coalición de caciques del conurbano en condiciones de rebelarse.
Pero no sólo no hay actores políticos que puedan impedirle a Cristina llevar adelante cualquiera de sus decisiones. Lo excepcional del escenario que acaba de abrirse hoy es que semejante acumulación se da en un grado de concentración en una sola persona del que no hay precedente.
Ni Perón ni Menem se encontraron con tanta libertad de movimiento. Hasta los presidentes de facto debían tributar al todopoderoso partido militar y pactar con sus distintas fuerzas y ramas internas.
Alrededor de Cristina no hay siquiera consejeros ni ministros que puedan torcer rumbos ya fijados en soledad.
Como si estos elementos no fueran suficientes para que la Presidenta celebre, puede agregarse que todo este poder alcanzado es en parte consecuencia de las BATALLAS CULTURALES que ha dado.
La ausencia de frenos y contrapesos o la fragilidad de la división de poderes no son demandas de la hora. Esas son preocupaciones del republicanismo liberal.
Y no se trata sólo de una mirada dominada por el pragmatismo político, basado en el legítimo y arrasador triunfo democrático que Cristina ha logrado por segunda vez consecutiva.
El POPULISMO, que reivindica este tipo de liderazgo y formas de ejercer el poder, TIENE BASAMENTO TEÓRICO y cuenta hoy en la Argentina con un creciente número de cultores en el ámbito intelectual y académico, arraigo en casas de estudio y predicamento sobre numerosos formadores de opinión.
Con el triunfo de Cristina termina por legitimarse, y para una buena mayoría ya no es más una categoría maldita de la política o una desviación del ejercicio del poder. El populismo es, para sus defensores y difusores, LA FORMA MÁS GENUINA DE LA DEMOCRACIA, el modo más adecuado para representar el interés popular y la herramienta más eficaz para satisfacer las demandas del pueblo.
Que el kirchnerismo haya logrado tanto poder y que el poder esté tan concentrado en una sola persona es el mayor triunfo al que podían aspirar....".

Luego finaliza con una tenue elipsis de mala onda, pero eso no invalida el núcleo de este artículo

"También es su prueba de fuego: ahora todo depende sólo de ella y de su capacidad para administrar los desafíos y las contingencias que sobrevendrán.".

Si el proyecto populista de centroizquieda que encara el peronismo kirchnerista, pudo superar el tremendo y dificil bienio 2008-2009, y la muerte de su máximo líder en 2010, contá con que tiene el cuero endurecido para lo que vendrá, Jacquelin.
Encima Crispasionaria ahora baila con la gente en la Plaza, y baila bien.
Y hablando de referencias culturales, ya lo dijo Arturo Jauretche:
Los pueblos que dominan el arte de combatir alegremente, nunca podrán ser vencidos.

19 comentarios :

Polo dijo...

Y además bailando tiene mucha más onda que el alcalde espástico y el títere anestesista.

ram dijo...

A estas alturas ya estoy total y absolutamente podrido de los "analistas" derechosos y la insistencia con el populismo, la demagogia, la dádiva y todo ese verso.
Mientras ellos hablan de sus mezquindades y miradas cortísimas, los "populistas" estamos bancando mejoras en la calidad de vida de millones de compatriotas.
Calidad de vida, y si no les gusta, que se vayan con la reverendísima que los parió.
Disculpe, polito, hoy estoy intolerante con todos estos tipos, hasta de los "buenitos".

Panadero dijo...

Jajaja Polo, el baile espástico de Macri lo pone siempre en riesgo de dislocarse, y el anestesista se queda dormido cuando le pasan música.

María Inés dijo...

Estoy de acuerdo con Polito, cuando nos dicen populistas, nos tenemos que sentir que nos estan elogiando.

Anónimo dijo...

Completando la frase de Jaurteche: y los que lo hacen con cara de tujes, les va como el ídem. Y sino que lo diga Tachuela, Carrió y compañia.

Anónimo dijo...

Hoy junto con mi mujer hicimos algo que no hacemos jamás. Leímos La Nación. Pero no los notas, de las que de desprendían las mismas gaseosidades de siempre, sino los comentarios de los lectores. Lo que noté es que lo que antes me hacía calentar, ahora me divierte. Me fui a laburar con una alegría que no le cuento, Polito, ya venía contento por el triunfo, pero la vista de esos soretes lamentándose por "el pobre país" y vaticinando que "ahora se viene la re re re..." me alegró el día.
Avise cuando pase por Perfil, que quiero seguir divirtiéndome.

DIEGO dijo...

por un tiempo no voy a declarar nada

es por la resaca

Anónimo dijo...

Che, y Alérgico? Se acuerdan?

Carapachay dijo...

Alérgico está jugando a las bochas con el jubilado Duhalde,en un club de Lomas, cerquita de la casa de Tachuela.

Marquez dijo...

No sos el único, Diego, ¡Hic! ¡Berp!

Sandra dijo...

Alérgico ahora labura de sonidista de Ferallien, en los videos idiotas que sube a Youtube.

Sandra dijo...

Alérgico ahora labura de sonidista de Ferallien, en los videos idiotas que sube a Youtube.

JMM dijo...

Anónimo lector de La Nación, ya a los foristas monguis que comentan allí les falló el vaticinio del dia despues: Dólar y todo tranca. Ni siquiera llueve torrencialmente como pronosticaron.

Sagardúa dijo...

Alérgico no puede sentarse a escribir algo, por razones obvias de LTA agravado.

Chelo Saavedra dijo...

¿Se acuerda del 2007, de la teoria de la "legitimidad segmentada"? Ahora casi todos los opos hablan de hegemonismo absolutista y voto bolsillo.

Daniel de Temperley dijo...

Alérgico está en estado vegetativo desde las primarias.
Su soporte vital es externo, lo que ha llevado a los médicos a un debate de tipo filosófico: ¿es necesario seguir gastando plata en este pelotudo?

Luis María Drago dijo...

Es un claro caso de muerte asistida, Daniel, que alguien le desconecte el respirador a ese ganso.

Lucho dijo...

Da gracia las idioteces que estan diciendo los anti-ks que llaman a las radios, quejándose de la paliza de ayer. Algunos en el colmo del ridiculo, dicen que el 54% "es poquito, porque repartieron 3 millones de computadora y subsidios a granel".

Guiñapo Sanguinolento dijo...

Es un avance, después de las primarias, decian que era imposible que Cristina tuviera el 50% de los votos, y que habia hecho fraude. Ahora dicen que es "poquito". Que se vayan a lavar el orto.